¿Dudas con coche eléctrico?

thumbs-iconla primera red exclusiva de lavado ecologico a domicilio.

¿Dudas con coche eléctrico?

Cada vez hay más ofertas de coches eléctricos y también los usuarios que consideran esta alternativa energética en un nuevo escenario de movilidad. Está claro que se trata de vehículos muy diferentes a los convencionales y con diferencias marcadas, por lo que es conveniente realizar un análisis de las necesidades y exigencias de cada automovilista antes de decidirse por la compra de una tecnología que no es precisamente asequible, por el momento.

Un planteamiento aplicable a la adquisición de otro vehículo,prácticamente de cualquier bien de cierta entidad, pero que adquiere una dimensión más relevante cuando son tantas los matices de la electrificación.

Más allá de los debates a favor o en contra de los coches eléctricos, lo importante es definir las circunstancias de cada caso para acertar en la elección.

A continuación os resolvemos las dudas claves para los que estén pensando en comprar un coche eléctrico.

Uso de los coches eléctricos

Es la incógnita que se debe resolver en primer lugar. Hoy en día pensar en un eléctrico como coche único supone una apuesta menos arriesgada. En el entorno urbano sus ventajas son indiscutibles y su autonomía más que suficiente para un uso en recorridos medios, pero en carretera la cosa se complica. Los modelos actuales más caros tienen un mayor alcance, pero desde luego insuficiente para lanzarse a cruzar España sin una planificación minuciosa y bastantes condicionantes.

No se debe asumir que el mejor escenario de las homologaciones se ajusta a la realidad, cualquier dato de autonomía teórica debe ser puesto en cuarentena cuando se extrapola a la realidad, sólo la experiencia de uso ofrece datos fiables al respecto. Así que los conductores urbanos tienen mucho ganado en este sentido, todo lo contrario que los viajeros empedernidos.

Las ventajas de los coches eléctricos

Asumir los inconvenientes actuales de un coche eléctrico puede compensarse si se disfrutan todas sus ventajas. Es evidente que la ventaja más valiosa es que no contaminen y que no hay que gastar en gasolina, pero su uso tendrá más sentido si además se añaden los puntos a favor del etiquetado 0 de la DGT: aparcamiento libre en las zonas reguladas, acceso ilimitado a los centros urbanos, circulación en cualquier circunstancia por los carriles de alta ocupación, rebajas en el impuesto de circulación, acceso gratuito a algunas autopistas… Si nada de esto tiene trascendencia en nuestro día a día, obviamente un automóvil sin emisiones pierde una parte de sus alicientes.

 

¿Cómo recargarlo?

En un coche eléctrico no hay que echar combustible pero sí que hay que recargar la batería. Los puntos públicos son todavía escasos y no se puede confiar en ellos para recargarlos. Ya que pueden estar ocupados cuando se necesitan, averiados o localizados en un lugar que no se adapta a la ruta. Por ello, es aconsejable disponer de un punto de recarga frecuente garantizada,s ea en el domicilio del conductor, en el trabajo o en otra ubicación.

Sin acceso a este servicio básico la utilización de un eléctrico se complica de forma significativa en estos momentos.

Flexibilidad para las recargas

Además de contar con un punto de recarga se debe tener en cuenta que el proceso no se completa en minutos, como en una gasolinera convencional, sino que puede llegar a durar horas (entre dos y doce) dependiendo de la velocidad de cada poste de energía. Por tanto, el usuario de un eléctrico debe asumir que necesitara cierta flexibilidad con su vehículo, que puede verse condicionado por la carga de la batería y el tiempo necesario para ello.

Podemos pensar que tenemos autonomía suficiente para nuestros compromisos diarios y, sin embargo, encontrarnos con complicaciones si nos surge un imprevisto. Quizá una alternativa de movilidad, como el transporte público o un coche compartido, solucione el problema puntual aunque hay que tener en cuenta esta dinámica antes de dar el paso de elegir un coche 100% eléctrico.

Fuente: El País